"BIENVENIDO"

Poema

Agua
gota que cae en mi puño
lo agrieta
y mi estigma se vuelve carmesí
en el otro sol
que ahonda
y se extravía
lejos muy lejos está
el mar
muy lejos
mi herida un hueco por el que miras
en la constelación imposible.

-Claudio Troisemme.

Claudio M. Mena Morillo
(Todos los derechos reservados).

Intuición

La música es un ejercicio de intuición, al igual que la poesía y las artes visuales. Esa intuición que guía y dicta se nutre no sólo de lo vivido sino de lo ansiado por descubrir: un verdadero artista no espera ningún resultado visible, ningún responder preguntas en el camino, sino que deja que le sorprendan los hallazgos cotidianos en su ejercicio de expresar. A partir de esa intuición se forma la personalidad en nuestra propia voz.

Claudio M. Mena Morillo
(Todos los derechos reservados).

LOLO


Claudio M. Mena Morillo
(Todos los derechos reservados).

Menudencias

La casa está vacía
su apetito nunca antes concurrido
                                                      saciará
nacerán de cajas atiborradas
árboles de libros
los estantes elevarán sus alturas sublevadas
                                                      al desequilibrio
pequeños accesorios jarrones
elefantes de madera sándalo
relicarios incensarios lámparas
uno a uno los objetos buscarán su lugar
                  -idéntico en los espejos-
desde el balcón al sofá
desde la escalera de emergencia a la cocina
                  el baúl abrirá su boca traga-mundos
                  y saldrán hileras de soldaditos de plomo
                  listos a formar sus ejércitos monocromáticos
grullas de origami hechas del periódico
                                    aquel que nunca guardó la fecha
                                                      en sus esquinas
                                                                        de caducidad
perdido en el principio
como una tarde de la que olvidamos
                                                                        casi todo
enmarcando el rayo de luz mortecino que sonríe
                                                                        a tus manos y las mías.

-Claudio M. Mena Morillo
Santo Domingo 4 de marzo del 2014.
(Todos los derechos reservados).

Cuchillo

Encontré un cuchillo
                                                      en la mesa
                                                                                          que tenía mi nombre
grabado en el mango alineado
                                                                        matemáticamente subversivo
como una plegaria que sueña el silencio en su ánimo
                                                                        de redención
                                    arbitraria
*catedral*
los minutos pasaron                        cual duermevela
                  en los ritornelos de la vacuidad
y el fondo del brazo agitado        un estanque 
                                                                                                            destinado a ondular
la gota que colma
                  circulo
el vacío es un objeto que nos nombra
                  en su binocular
su percepción del yo es mi yo
quién nos asume
su lupa un acelerador de instintos
                                                                        viscerales que dormidos
                                    resurgen del letargo
yo soy un mito de mí
y todo mito es también reverberación y luto
¡claro que luto!
todos somos míticos trágicos magníficos
por eso el espejo que existe
en el metal del cuchillo
llama.

-Claudio M. Mena Morillo
07 de mayo, 2014.
(Todos los derechos reservados).

No soy

No soy perfecto. Duermo más de lo que quisiera. Sigo poco mis propios consejos. Me despierto en medio de la noche a mirar por la ventana tratando de encontrar la luna. Psicorígido en exceso. Soy de los más vagos que puedas conocer. Escribo y pinto cuando me acuerdo. Tengo como 500 ideas sin terminar. Leer se vuelve cada vez más necesario. Hablo menos, como más de lo que debería, me da migraña de tanto pensar. Cada vez sé menos sobre la vida, mucho menos de lo que quiero hacer con ella. Mis estados anímicos varían de la euforia a la tristeza más rápido de lo que parece. Necesito olvidarme del rencor, no sé cómo dejar de ser tan orgulloso. Odio la hipocresía, prefiero un insulto genuino que una halago malintencionado. Quienes afirman conocerme se sorprenderían de lo mucho que les falta. Cada vez tengo menos amigos y con los que guardo hago muy pocos actos de presencia. Debería salir más. A veces en muy raras ocasiones, me siento en algún lugar de la ciudad sin ningún motivo a ver la gente caminar de lado a lado, algunos reconociéndose en el proceso, otros (la gran mayoría) pasan sin darse la más mínima cuenta de los demás. A veces me dejo los audífonos puestos en el metro sin música. Camino cada vez más, de manera empedernida, como si al caminar se desprendieran de mí uno a uno los pedazos que no hacen falta y la fachada descubierta mostrara ciertas luces. Cada vez más quiero pasar desapercibido. No quiero ser rico por más que traten de inculcarme de que es la meta. Tengo miedo a morir de hambre en la vejez por no tener ninguna gran ambición. Temo el compromiso y temo también quedarme solo. No soy perfecto ni tampoco pretendo serlo, aunque quizá ese ideal de imperfección me parece también un parámetro que bien puede ser cuestionable. Cuando me enojo hiero en demasía, al igual que cuando me entrego: los términos medios me dejan insatisfecho. Entonces, siempre termino en preguntarme quién soy volviendo en el ejercicio a entender que no lo sé. Cada día me reconozco menos ante el espejo que me traiciona con los años, y releyéndome en las poesías encuentro a 200 yo que sólo son evanescencias. No soy perfecto. Lo poco que sé en estos tiempos es que lo incierto es también una ventana.

Claudio M. Mena Morillo
(Todos los derechos reservados).

No hay

"No hay proporciones exactas ni nombres en el diccionario que resuman ni dictaminen aquello que puede con tanta elegancia la poesía".

Claudio M. Mena Morillo
(Todos los derechos reservados).

Pobreza

"Por desgracia la verdadera pobreza es un estado del alma".

Claudio M. Mena Morillo
(Todos los derechos reservados).

Generador de emoción

El poeta en esencia es un generador de emoción, no de trastornos. Que lo crudo no se coma la poca humanidad que nos queda y que las palabras no sean meros artilugios anticuados en sus manos buscando trofeos. El buen poeta construye con la palabra caminos (y puentes indestructibles, como dijo Benedetti); muchos caminos que buscan una iluminación introspectiva, que abarque mundos y los vuelva a través de su espejo en otra cosa más importante y duradera que un adorno banal de nuestros egos.

Claudio M. Mena Morillo
(Todos los derechos reservados).

¿Qué es poesía?

¿Qué es la poesía sino una onda palpitación del espíritu, como dijo Machado? A veces se me ocurre preguntarle a la persona de turno -sino el chófer  al paletero o al huele cemento- cuál es la definición apropiada de poesía, y si me queda alguna esperanza luego pregunto también qué hace a una poesía "buena", o en su defecto relevante (si es que la relevancia es un término que cabe aquí en estos parajes baldíos). Y digo buena entre comillas como si de un dulce de coco o un Morir soñando se tratara porque dentro de algún parámetro ha de caber, supongo.

Siempre me ha gustado idealizar que la poesía es el único espacio de libertad plena en el que si tienes el suficiente valor de sentirte poeta o de darle un puñetazo en la cara a alguien, puedes dejar deslizar la palabra como para maldecir o hacer el amor. Ese espacio tan vacío que cabe cualquier cosa y tan apretujado que ni las sardinas. Entonces me pasa lo siguiente: cuando escucho a alguien hablar del "contenido" en la poesía como que me da un tic nervioso en el ojo izquierdo queriéndose salir y espero con los dedos cruzados que la frase no termine ensangrentada. ¿Qué parámetro utilizamos al hablar de la poesía?

Sosteniendo un diálogo con un buen amigo salió el tema de la poesía con contenido, de lo que es poesía y lo que no. De repente sentí como si mi cabeza se hinchara de tantas cosas por decir que dos o tres diálogos no bastan. Entonces me animé después a escribirle por correo. Hablamos de un poema de Homero Pumarol que se llama "Jack Veneno a muerto". Mi amigo dice que si eso es poesía cualquier cosa es poesía. Entonces me da firmemente por decir lo siguiente:

"Precisamente esa premisa de que cualquiera puede hacer poesía le conviene un tanto a la literatura dominicana como a toda. De ahí es que empieza a nacer esa cercanía con quien quizá no tenga acceso a ser parte del mismo grupito intelectual que hace poesía. A mí me parece genial que esa idea exista y que personas del público general que no consume literatura se sienta poeta. Ojalá y en cada esquina cualquiera haga una décima aunque sea.

Qué te digo... todos los recitales en este país hacen lo mismo, se recitan los mismos poemas, aparecen los mismos poetas de siempre, se tienen los mismos contenidos... No es que esté del todo mal, pero es medio cansón también. Por eso es que propuestas como El Hombrecito me las encuentro tan interesante porque van por esos caminos bicéfalos de la música y la poesía interactuando entre sí como el Spokenword, y llevando la palabra escrita a otro nivel. Todo el mundo sabe que la gente lee -aunque muy poco- pero cuando se trata de música le entra todo más fácil. Entonces es más digerible la poesía. También es bueno entender que al igual como el cine, no toda poesía tiene que tener un alto grado de profundidad, ¿o todo lo que nos gusta lo tiene? Alguien que lance la primera piedra.

Yo respeto mucho a quien logra llevar la poesía a otros círculos más allá del mismo grupito intelectual que se cree "la creme de la creme", a esos que logran extraordinariamente el objetivo que deberíamos llevar todos los que escribimos y tratamos de aportar un granito de arena, el de transmitir la literatura a todos. Así es que se empieza a contagiar de literatura al público no consumidor, ese que está ahí latente y sólo hay que llevarle algo interesante y diferente.

Es verdad que se puede llevar mejor poesía al pueblo y que no necesariamente la poesía de El Hombrecito es la más interesante, temas más trabajados, escritos que ayuden a pensar... pero todo es un proceso. No se puede pretender llevar temas con profundidades altamente complejas de un momento a otro sin siquiera tratar de empezar por lo simple. El público que regularmente consume poesía es un público letrado y bien es sabido que nuestro país va muy lejos de serlo. Desde el uso del lenguaje hasta los tópicos dependerán de los objetivos de la propuesta como del público espectador.

Y oye una cosa, El Hombrecito (más los textos específicamente de Frank Báez y Homero Pumarol) no deja de ser una propuesta seria con temas serios... hay crítica en El Hombrecito, hay denuncia en forma de canción, hay reflejos de nuestra cotidianidad y de nuestra idiosincrasia popular. El Hombrecito conecta con la gente que no lee poesía porque se identifican con el contenido (y eso no le resta valor en absoluto)... no es una poesía pretenciosa que busca perdurar a través de la eternidad, sino ser de consumo de todos los que les guste la poesía. Y me gustaría citar la fracción del poema de Frank "Autorretrato" que dice al final:

"Y hace semanas un policía me detiene y me pregunta
si yo no era el poeta que había leído poesía
aquella noche y le digo que sí y el policía
dice que son buenos poemas
y hace una reverencia o algo así".

Quizá sea necesario esperar a ver cuál será la nueva propuesta de El Hombrecito a ver si evolucionan o involucionan. Pero mientras tanto me la encuentro súper chévere. Además pone en la palestra la idea de que la poesía no pertenece a ningún grupo y que cualquiera puede hacer poesía, basta animarse y tener algo que decir y decirlo como dijo Wilde. Luis Días es poesía popular (y muy buena), por ejemplo... Juan Antonio Alix en su tiempo también fue poesía popular en forma de décima y no por eso dejó de tener contenido. En los campos la gente se sabe "Los mangos bajitos" más que cualquier otro poema y ese es una tremenda crítica social. No es tratando de que propuestas así te gusten porque sí, obviamente no toda poesía nos tiene que gustar, pero creo que tildar a El Hombrecito como que no es poesía es un exceso".

Ciertamente los conservadores de la poesía y algunas tradiciones elitistas en los grupos que tienen acceso a la literatura seguirán rechazando propuestas frescas y renovadoras del diario escritural. 

Claudio Troisemme

Santo Domingo, 28 de Septiembre del 2013.
(Todos los derechos reservados).http://www.elhombrecito.com/

27 Bienal Nacional de Artes Visuales

Sobre la 27 Bienal Nacional de Artes Visuales.
¿Calidad vs cantidad?

Yo a veces quisiera abstenerme de emitir opinión alguna sobre las Bienales porque hay mucha gente que se ofende cuando uno critica el hecho de que los "criterios de selección" de obras (y su posterior emisión de premios) es completamente cuestionable. Primero porque -aunque hay un aumento significativo en cuando a cantidad de piezas y artistas (lo cual deja dicho que el arte está en una vorágine)-, la calidad de las mismas obras parece ser proporcional al tiempo que debieron tomarse los curadores analizándolas. Segundo, da pena que buenas obras estén al lado de obras en mi opinión, mediocres en cuanto a concepto y originalidad (que es lo mínimo que creo debe tomarse en cuenta como puntos básicos a evaluar). ¿Cuáles entonces podrían ser los criterios de evaluación para certificar la relevancia artística pertinente por parte de los curadores de esta 27 entrega de la Bienal? ¿Podrían estos criterios ser realmente objetivos?

Noto que al igual que en años anteriores, los temas y conceptos privilegiados por el favor de los jueces siguen siendo relativamente los mismos: contenido social burlesco, idiosincrasia popular y la sexualidad. ¿Cuántos de los artistas emergentes apuestan más por la confrontación personal, por la introspección que por el reflejo sistemático de lo "otro"? Me atrevería a decir que muy pocos.

Me alegro enormemente por un lado porque muchos buenos amigos míos han recibido premios, pero también me apena que artistas ya "consagrados" como Jorge Pineda (en mi opinión un muy buen artista) se les permita entrar con piezas muy pero muy similares a piezas ya expuestas anteriormente en los mismos espacios, y me atrevería a decir que hasta en la misma sala. También noto que la fotografía está tomando más importancia, al igual que el videoarte (cosa que me alegra sobremanera), aunque obviamente no asegure la calidad en cuando a piezas.


Creo poder resumir esta 27 Bienal Nacional de Artes Visuales en que hay muchas más piezas que en ocasiones anteriores, mucha participación de artistas jóvenes, más importancia de la fotografía y el videoarte pero menos calidad en cuanto a temas y originalidad. Me encantaría poder seguir viendo a más jóvenes participando en Bienales y galerías, hace que el escenario artístico dominicano parezca un poco más fresco aunque tengamos que ponerle hielo al refresco.

Claudio M. Mena Morillo
(Todos los derechos reservados).

Opaco

Caminas la ciudad difuminándote
tus colores opacos, intermitentes
los destinos parecen no tener definidos los límites
los pasos vuelan gravedades oscuras

Caminas la ciudad sin suerte
sin nadie que espere por ti en el parque
sin que se llenen de luces artificiales
                los espacios públicos
las zonas coloniales están todas en ruinas

Caminas la ciudad sin caminarla
encuentras conciertos dispersos como lluvias
                y sigues solo
                y esta se burla de ti en su silencio
no responde por no querer ahuyentarte
                en tu suerte del mal equilibrista

Caminas la ciudad desvaneciéndote
por completo
clamando la feliz suerte-destino de todos
sin lágrimas, que es la peor parte.

Claudio Troisemme

14 de Julio del 2013
(Todos los derechos reservados).

La lluvia es melancolía


La lluvia es melancolía
se le ve danzar en los estanques
en los cántaros
en sus reflejos invertidos
-introspectivos-
la lluvia es un espejo y en él nuestro rostro adquiere un matiz letárgico
salen en su bicicletas los demonios
                               parsimoniosamente
y el tiempo deja su trono y su arrogancia

La lluvia es melancolía
los amores quedan nuevamente al descubierto
las ruinas y los sepulcros grises
como grises las gotas que se derraman en/sobre mis ojos
salen animales de mis manos y el techo de zinc
es una hilera de lágrimas que esperan el segundero de caer
                ensimismadas

La lluvia es melancolía
y en ella las nubes eclipsan y arropan
esponjas de la esperanza en el naufragio
arcos en color embellecerán las tragedias cotidianas
traigan la lista de canciones y los puñales
artefactos que redimen el lápiz sin papel
mojado de páginas en las azoteas
caen los cuerpos de exageradas alturas

La lluvia es melancolía
y el aire un espesor de niebla
las calles marrones auguran botas enlodadas
-como flores de loto-
habitaciones rotas
arrabales inundados
pedazos de cartón y figuras de plástico

La lluvia es entonces
una ciudad marginal
que reflejo mientras se mira en mi rostro.

Claudio Troisemme

10 de Julio del 2013.
(Todos los derechos reservados).

LLUVIA

Aquí dos fotos de la tarde de hoy y un video desde mi casa en Villa Mella.


LLUVIA de Claudio Troisemme en Vimeo.

El primer video que edito como novato en el programa After Effect. Es un video casero con la única finalidad de practicar el programa y de tripiar un rato con el mal clima del día de hoy, así que no esperen una producción cinematográfica al estilo de los hermanos Dardenne. Gracias por ver el video. claudiotroisemme.blogspot.com
Canción "MmmHmm" de Flying Lotus.



Claudio M. Mena Morillo
(Todos los derechos reservados).